MIENTRAS TE TENGA A TI

16.7.09

Podrán faltarme tus ojos de escarcha.

Podrán faltarme el agua y los lamentos.

Podrán faltarme el cielo, el sol y el oro.

Mientras te tenga a ti, no estaré muerto.


Podré sentir tu ausencia de mañana.

Podrán tus manos no ser más que un cuento.

Podrá faltarme el sol, podrá faltarme,

que si te tengo a ti no estaré muerto.


Podré obtener la cima de las nubes

o navegar sediento hasta el infierno.

Podré ser exiliado de tu alcoba.

Mientras te busque a ti, no estaré muerto.


Podré ahuyentar murciélagos de arena,

recolectar columnas en el tiempo,

desdibujar procaz cientos de mundos

para encontrarte a ti y no estar muerto.


Podrán quitarme estrellas y planetas.

Podrán negarme el bronce de estos versos.

Podrán aniquilarte de mis noches

que yo te tendré a ti y no habré muerto.


Podré ser cantautor de tus miradas.

y soñador falaz de cementerios.

Podré entregarte escamas de dragones

cuando te tenga a ti y no esté muerto.


Podré habitarte aguda en embestidas.

Podrán tus muslos abrasar mi pecho.

Podré aplacar tus ansias de pecado.

Así te tendré a ti. Nunca habré muerto.


Podré ver en tu lengua el paraíso

y hallar la Estigia esclava entre tu cuerpo.

Podrá faltarme el mar, podrá faltarme,

que si te tengo a ti no estaré muerto.


Podrá tu aroma ser una reliquia

y tus caderas retornar al viento.

Podrá, quizás, tu voz ser telaraña.

Pero te tengo a ti y no estoy muerto.


Podré olvidarte siempre, hasta la noche

donde tu boca es fruto de un recuerdo.

Podré habitar tus páramos de angustia.

Podré tenerte a ti. No estaré muerto.


2 comentarios:

Xipo dijo...

¡Genial!

FEDERICO OCAÑA dijo...

Es un poco quevediano (me refiero al Quevedo de los poemas de amor, más romántico)