RECITAL MEPHISTOPHELICO EN BUKOWSKI CLUB

16.12.09

EL PRÓXIMO DOMINGO DÍA 20 DE DICIEMBRE A LAS 20:00 HORAS EL NUEVO NÚMERO DE NUESTRA ADORADA CRIATURA SERÁ PRESENTADO, COMO DE COSTUMBRE, EN EL PUB BUKOWSKI CLUB (Calle San Vicente Ferrer, 25. Metro Tribunal).

TODOS LOS MASOQUISTAS QUE VAYÁIS DISFRUTARÉIS CON LOS RELATOS Y POEMAS SALIDOS DE LAS MENTES ENFERMAS DE ESTOS SIETE PERTURBADOS:

Alejandro Romero
Romuald Achilles Mahop Ma Mahop
Borja Menéndez
Álvaro Guijarro
Federico Ocaña
Piedad García-Murga

David Pascual

HABRA CERVEZAS PARA TODOS Y LITERATURA DECADENTE A GRANEL.

OS ESPERAMOS, MALDITOS SINVERGÜENZAS.

P. D.: Si alguien más se apunta a recitar, aunque su nombre no aparezca en el elenco, puede hacerlo.

MI PRIMER POEMA EN ITALIANO

15.12.09

Pues aquí tenéis: mi primer poema en italiano. No es gran cosa, aún me queda mucho por aprender, pero es un primer paso importante. Espero que os guste, aunque no entendáis nada.

Un saludo desde la margen izquierda del Po.



SORVEGLIANZA

Nel suol dov’è il tramonto che mi pasce

davanti al fiume

oltre lo scarso duolo del mattino

sopra le rie montagne

ci sono i tuoi capelli paurosi

i tuoi lamenti di sirena amara

le tue braccia di ghiaccio

che mi sfuggino

ogni notte

prima di tramutarsi nelle labbra.


Quando sorveglierò i tuoi sconvolti

seni di spoglia fida

e tentatrice?

Quando sarò capace di abitare

le tue solinghe coscie

che m’appagano?

In the fucking middle

11.12.09

Pesada la
Cabeza
Insostenible
Cuando observo
Las tuberías
Volumétricas
A través del
Cristal
El esófago
Me matas
Y dolor
Meestoyresquebrajando
Y ya
Me lo temía

Estabas
Hace
Mucho tiempo
Atrás

Entre aquella
Estación

Bendita y

-¡maldita sea!-

Yo.

GACETA EN VERSIÓN PDF

30.10.09

Como habréis podido observar, afortunadamente para los que no habéis conseguido vuestro ejemplar impreso del nuevo número de Mephisto u os encontráis fuera de España o lejos de Madrid, ya está disponible en esta misma dirección web el último ejemplar en versión PDF.

Esperamos que lo disfrutéis tanto como nosotros.

Reparto del nuevo número

9.10.09

Por fin, la noticia que todos esperábamos. A pesar de las dificultades, dentro de una semana verá la luz el sexto número de Meφisto. El viernes 16 de octubre se repartirá la revista, como siempre, en las facultades de letras de la Universidad Complutense.

Este número cuenta con algunos cambios. El más notable, la reducción del número de páginas debido a los recortes presupuestarios. Volvemos a las 24 páginas igual que en los dos primeros números. Efecto de esto, la sección de concursos literarios ha desaparecido. Lo que no ha cambiado es la tirada: 2200 ejemplares para octubre de 2009, lo cual no está nada mal.

El contenido es, una vez más, excelente. Preparaos para un aluvión de microrrelatos. El reportaje fotográfico sobre la Guerra Civil en la Ciudad Universitaria pondrá los pelos de punta a más de uno. La calidad de los artículos es altísima. El chat es una pequeña obra maestra. ¡Ya lo veréis!

¡Salud desde Londres!

¡Cae la lluvia al otro lado del cristal y yo sin paraguas!

Recital poético en Los Diablos Azules, La Noche en Blanco 2009

19.9.09


.
Última hora. Esta noche, sábado 19 de septembre, en la Noche en Blanco, en Madrid, recital poético en Los Diablos Azules organizado por el poeta peruano Leo Zelada. Leerán alrededor de 20 poetas y entre ellos estarán:

Raúl Campoy, Leo Zelada, Vanesa Pérez Sauquillo, Batania, Álvaro Guijarro, Emilio Porta, Alberto Lauro, Chema Rubio, Rodrigo Galarza, Milagros Salvador, Andrés González Andino, Valerio Cruciani, Giovanni Collazos...

Hoy a las 22:30 horas, en Los Diablos Azules, c/ Apodaca 6 Metro Tribunal, Madrid.


Estáis todos invitados a venir.
Álvaro.

QUIZÁS EL HOLOCAUSTO DE ESTA NOCHE

14.9.09

Quizás el holocausto de esta noche

pueda abarcar el odio de mil vidas,

quizá pueda encontrarme entre los cuerpos

putrefactos de amor en la trinchera

y acongojar enteco mis historias

con tenedores de cieno y rastrojos.


Quizás

el álamo de horror surja esmirriado

en esta noche pálida sin lunas,

en este ardor eterno, arrebatado

al infierno, al dolor que nunca acaba,

desde los piélagos del norte, gigantescas

ubres de sal y conchas encendidas,

leche vivificante

que amamantó a mi padre,

a mis tíos,

a mis abuelos;

en el norte, donde

aquella vez

se me extraviaron,

entre castillos de arena y toallas,

mis ilusiones de hermano que apaga

la luz del cuarto, todas estas noches

pálidas

sin lunas.


¿Y qué es la vida sino caracolas?

¿Y qué es el tiempo sino carne a medias?

¿Qué son los ojos, que son las miradas?

¿El cabello de aromas sin mesura?

Solo ilusiones. Solo

maravillas.

Inalcanzables ansias de infinito.

Paroxismos fugaces de amargura.

Mi fracaso.

Lo que ya no me permite ser

hombre

en esta tierra.


Un cadáver que sale de la cama

hacia la cocina, calienta un poco de leche

en el microondas

con sus manos muertas

hace tiempo.

Café agitado con la cucharilla.

Pan tostado los lunes y los viernes

y los fines de semana.

Galletas el resto de los días.

La radio atronadora. Su sonido,

rebota en las paredes. No se inmuta.

Moja el pan en la taza y es como si

estuviera mojando sus deseos.
El agua hirviente le dora la carne.

Ya no le crece el pelo, por fortuna.

Así no se lo peina ni se afeita.

Ni las uñas de los pies. No tiene

que cortárselas.

El traje nuevo de su cumpleaños.

No tiene que dar besos en mejillas.

¡Venga! ¡A la calle! ¡Sal, no te lo pienses!

¡Vive la vida, pon una sonrisa!

Cierra la celda, no olvides las vueltas

de llave

no vaya a ser que no te roben nada.

La mierda,

La mierda que me habla. Yo la escucho.

Cadáver con un traje de amapolas.

Portazo.

Guillotina instantánea de placeres.


Quizás el holocausto de esta noche,

alunada escudera de desastres,

no quiera confiarme más secretos.
Quizás el día,

infalible verdugo de ilusiones,

me traiga los despojos de las nubes

y con ellos mi reflejo palpitante,

recordatorio de tiempos lejanos,

de aquellos días cuando me inundaba,

junto a mi hermano,

de sal abrasadora y verdadera.

Tela y sombrillas, ombligos al aire,

el mar que dio la vida a mis ancestros.

Tierra de gaitas y de sol y amparo

al calor del hogar. Fuera, gaviotas.

Un faro que ilumina el mar en calma.

Tiempos lejanos.

Noches henchidas de luna e infancia.


Y ahora, asfalto y lodo.

Solo entre mugre de ojos que rezuma

apariencia, interés, falsos halagos.

¿Y qué te queda ahora, cruel poeta?

¿Y qué te queda? Ya te lo advertimos.

No hiciste caso. No nos escuchaste.

¿A qué ser generoso y destruirte?
¿A qué querer ser de oro? ¿No ves, Alex,

que tu destino es ser un dios de plata?

¿No te das cuenta de que ya han cerrado?

Vuelve mañana, quizás haya suerte.

Pero no creo.

Inclina la cabeza y sigue andando.

¡Ahora sonríe! ¡La vida es preciosa!

Noches henchidas de inocencia y lunas.

Gaitas entre la niebla. Astilleros.

Los monstruos acerados que me asustan.

Mi hermano que los mira y que se asombra: ¡Jo!

¡Vaya barcos!

La lonja, de la mano de mi madre.

¡Mira, mamá, qué ojos! ¡Ese pez

es de mentira!

El abuelo, meciendo sus combates

y sus historias de guerras antiguas.

El mercadillo, harto de colores

y de acentos extraños.

Hay pulpo los domingos; luego, feria.

Y en Compostela,

abrazado al Apóstol ya no hay miedo.

¡Paparruchas! ¡Nada más que se trata

de un niño que sueña! ¡Mira el ahora

y el futuro! ¡Madura!

¡Que ya eres hombre! ¡Sienta la cabeza!

¡Y déjate de historias infantiles!

Abrazado al Apóstol cierro los ojos:

Quiero ser el más fuerte

Y sonrío.


Quizás el holocausto de esta noche

me trate bien y se lo lleve todo.

Quizás no vengan más estos recuerdos, quizás

la aurora sea mortaja de los cisnes.

Yo ahora

no quiero continuar con estos versos.

Lo que realmente deseo es fundirme

entre la noche, antes de que me invada

con su llamada añil de un mar proscrito.

¡Portada del nuevo número!

13.9.09


Espero que os guste. Dejad comentarios. Dentro de una semana estaré en Madrid y llevaré la revista a la imprenta. Avisaré por si alguien quiere acompañarme y tomarse unas cervezas.

Me ha costado mucho esfuerzo maquetar este número. Ha coincidido con mi establecimiento en Londres y me ha resultado muy agobiante. Debido a esto, a la reducción de subvenciones y al menor tamaño de las colaboraciones, he reducido la extensión de la publicación. Ya no tiene 28 páginas como en los últimos 3 números, sino 24, como cuando comenzamos en 2007. El contenido, de todos modos, sigue siendo tan bueno o mejor, y el diseño, gracias a la experiencia, ha vuelto a mejorar a mi juicio, pero espero a escuchar vuestras opiniones.

39 grados

17.8.09

Está claro
Que no
Puedo ser
Yo
En este
Mundo
Laberíntico.
(no sin cierta sorna)
Qué miedo da –
Mundo,
Yo,
Contigo.
Individuos
Azorados
Huyendo
De tamaño
Estruendo.
Multitud
Insonora
Que a la
Plácida
Intimidad
Intimidas.
Está claro (lírico)
Que nunca
Ha sido tan
Cobarde
Un alarido.

Editorial

9.8.09

Siguiendo la idea de que el editorial debe ser leído por todos antes de ser publicado, aquí dejo el del próximo número, escrito por Emilio Isidoro, para que podamos expresar nuestras opiniones, ya sea de acuerdo o en desacuerdo.

Borja


¿Es el odio algo que exija ser repensado? Parecería en principio que no: el odio es, se dirá, un sentimiento de sobra conocido y analizado, el cual se cuenta entre las malas pasiones como la contraria al amor, y que cualquiera que tenga acceso a su propia alma describirá como una cierta repulsión cargada de hostilidad. Pero, si también tú andas metido en mefistofélicas transacciones, si también tú estás a medias desprendido de tu alma y andas por ello algo falto de certezas y más bien rebosante de contradicciones, quizá quieras entonces preguntarte con nosotros, a lo largo de algunas de las páginas que siguen, qué es lo que hay con el odio.

Es el odio, en efecto, uno de esos sentimientos que, paradójicamente, a todo el mundo resultan odiosos. Si la guerra es una de sus expresiones más grandilocuentes, no hay nadie que no se manifieste contra ella, por muy matizado que sea el rechazo en algunos casos. Si son figuras no tan sublimes del mismo las que nos despachan los telediarios, tales como el brote de xenofobia, el atentado terrorista o la violencia machista, tampoco hay hijo de vecino que no se indigne por estas cosas que, al parecer, pasan. Y tú mismamente..., ¿no me odiarás si te digo, incluso aduciendo la razón de la pasión, que odio particularmente aquello que tú amas? Sí, también tú y yo odiamos al que nos odia y de su odio hace gala.
Y ¿cómo puede una afección tan inevitable ser a la vez tan evidentemente mala? Se dirá quizá que la negatividad con que ésta se carga responde a la falta de razón con que usualmente se padece. Pero tampoco las razones del amor son siempre consistentes, y, sin embargo, todos damos por supuesta su bondad. Además, aceptar que el odio es normalmente odioso supone reconocer que también es, excepcionalmente, amable. Siguiendo por esta vía, algunos osados llegan incluso a negar que el odio sea malo, y hasta afirman que es necesario.
De modo que, a distancia de la condena idealista (demasiado abstracta) y la reivindicación pragmatista (demasiado concreta), sigue teniendo sentido inquirir de qué hablamos cuando mentamos el odio. Porque, si es verdad que a éste se le opone el amor, y si es así que los contrarios se rigen por una ley de alternancia y mutuo condicionamiento (de acuerdo con la cual, sólo profesando algún tipo de amor propio tendrás motivos para odiar a tu prójimo), entonces tal vez debamos asumir que hay amores más odiosos que el odio mismo. No entonemos, pues, el voto hippy ("paz y amor") en el vacío, esto es, sin haber discurrido antes con qué tipo de cosas (adhesiones particulares, intereses privados, gustos personales...) no debería nunca confundirse una amistad sincera y no condicionada, un amor que, exento de odios, fuera amor verdadero.

TEMPUS FUGIENS OMNIA DELET

Caía el mes de Agosto

3.8.09


Caía el mes de Agosto,
pero era Diciembre;
digamos mejor
mediados de otoño,
cuando el sol a veces
no aparece.


Era probablemente un lunes,
o mejor, un viernes,
lento y delirante,
como si fuera jueves.

Regresaba por la mañana,
las estrellas aparecían,
la luna casi brillaba,
no había nubes,
era de día.

Tu llorabas,
o tal vez sonreías;
en todo caso me mirabas
o eso creía...
Es curioso como
con el tiempo los recuerdos,
poco a poco,
se olvidan.

MIENTRAS TE TENGA A TI

16.7.09

Podrán faltarme tus ojos de escarcha.

Podrán faltarme el agua y los lamentos.

Podrán faltarme el cielo, el sol y el oro.

Mientras te tenga a ti, no estaré muerto.


Podré sentir tu ausencia de mañana.

Podrán tus manos no ser más que un cuento.

Podrá faltarme el sol, podrá faltarme,

que si te tengo a ti no estaré muerto.


Podré obtener la cima de las nubes

o navegar sediento hasta el infierno.

Podré ser exiliado de tu alcoba.

Mientras te busque a ti, no estaré muerto.


Podré ahuyentar murciélagos de arena,

recolectar columnas en el tiempo,

desdibujar procaz cientos de mundos

para encontrarte a ti y no estar muerto.


Podrán quitarme estrellas y planetas.

Podrán negarme el bronce de estos versos.

Podrán aniquilarte de mis noches

que yo te tendré a ti y no habré muerto.


Podré ser cantautor de tus miradas.

y soñador falaz de cementerios.

Podré entregarte escamas de dragones

cuando te tenga a ti y no esté muerto.


Podré habitarte aguda en embestidas.

Podrán tus muslos abrasar mi pecho.

Podré aplacar tus ansias de pecado.

Así te tendré a ti. Nunca habré muerto.


Podré ver en tu lengua el paraíso

y hallar la Estigia esclava entre tu cuerpo.

Podrá faltarme el mar, podrá faltarme,

que si te tengo a ti no estaré muerto.


Podrá tu aroma ser una reliquia

y tus caderas retornar al viento.

Podrá, quizás, tu voz ser telaraña.

Pero te tengo a ti y no estoy muerto.


Podré olvidarte siempre, hasta la noche

donde tu boca es fruto de un recuerdo.

Podré habitar tus páramos de angustia.

Podré tenerte a ti. No estaré muerto.


La resurrección de la carne

14.7.09

Al ir aumentando la temperatura, pequeños huequecitos encharcados se fueron abriendo entre la placa helada. No eran más que la marca de un dedo o la huella de un pequeño pie, pero poco a poco se fueron ensanchando, resquebrajando lo que antes pareciera una roca inalterable. Al cabo de dos semanas, ya eran grandes charcos y afiladas grietas.
Sutiles cambios climáticos estaban favoreciendo la desaparición del bloque helado. Según el hielo se derretía, el agua comenzaba a deslizarse abriendo canales y boquetes y, con ello, erosionando y destruyendo el bloque. Era un proceso imparable que avanzaba en progresión geométrica.

No pasó mucho tiempo sin que las grietas fuesen desfiladeros y los charcos, caudalosos ríos que resquebrajaban todo a su paso. Enormes masas de agua arrastraban a su paso toneladas de materiales arrancados de su quietud milenaria.
Algunos kilómetros más al sur, donde el clima era todavía más cálido, la corriente se detenía y abandonaba allí los enormes fragmentos de hielo y roca. Grandes cantos de piedra desguazados y pulidos por una fuerza irracional y obsesiva se amontonaban juntos, organizando figuras de una belleza apocalíptica. Entre el maremagno, como un transatlántico en el desierto, se alzaba algún enorme iceberg, recuerdo del glaciar ahora ya inexistente.
El cuerpo de la rana, otrora criogenizado a varias decenas de metros de profundidad, se hallaba abandonado entre los restos gigantescos de la piedra demolida. Sus extremidades cubiertas de escarcha fueron calentándose lenta pero ineludiblemente bajo el sol. Y así, con el calor rejuvenecedor, el milagro pudo comenzar a suceder, y el metabolismo prácticamente detenido durante siglos pudo volver a ponerse en funcionamiento. No había daños en los vasos sanguíneos ni en los órganos principales. Maravilla de la selección natural que había impedido la cristalización de las células, evitando su ruptura. Otras ranas como ella estarían, tal vez, despertando lentamente en otros lugares.
Algunas horas más tarde la rana pudo empezar a moverse, primero con torpeza, luego con mayor soltura. Lo que más necesitaba –agua– era fácil de encontrar. Todo era un lodazal entre los cantos gigantescos. La rana se dejó llevar por las cada vez más flojas corrientes hasta llegar a una sucia poza formada entre los restos del deshielo. En sus aguas pudo encontrar algún mínimo resto comestible –su segunda necesidad importante–, pero ninguna compañera. De hecho, ningún vertebrado parecía habitar en aquel lugar devastado.
Allí moró durante varias semanas y, mientras tanto, para empeorar las cosas, la temperatura siguió aumentando. El agua se evaporaba irremediablemente y, al fin, sin más deshielo, el lodazal se fue secando, la tierra resquebrajándose entre las rocas rodadas; y la rana se vio aislada en aquella charca cada vez más reducida. Todo parecía indicar que había vuelto a la vida por un tiempo muy breve.
Demasiado hambriento para aventurarse y aún confuso por la descongelación y el viaje, el batracio siguió nadando en círculos cada vez más pequeños hasta que, finalmente, algunos días más tarde, la charca fue sólo una mancha negruzca en medio de un paisaje desolado y abrasador. Allí yació el animal, listo para el sacrificio sobre un altar de tierra oscura. El sol sería el sumo sacerdote, armado con su lanceta de luz.
Fue una muerte agónica pero deseada. Mas como premio a lo inútil de su sufrimiento, su frágil cuerpo quedó perfectamente impreso en aquel barro seco, convirtiéndose con el paso de los siglos en un bello fósil de anfibio anuro, eslabón entre la rana muscosa y una nueva especie, capaz de sobrevivir durante años enterrada bajo el fango seco, esperando un agua milagrosa que la resucite como diciéndole:
¡levántate y anda!

SONETO ENTRE EL CALOR

20.6.09

ORIGEN

Nacer nunca es nacer, es despertarse.

Es conquistar el tiempo entre mil truenos.

Es claudicar, es sangre, es encontrarse

la vida anclada en páramos ajenos.


Nacer nunca es nacer, siempre es hallarse.

Es un otoño de alma y desenfrenos.

Es renacer y es otra vez matarse

en toboganes de órdago y venenos


Nacer es naufragar a fuego lento.

Nacer es la mañana y el estío.

Nacer es el dolor de un pensamiento.


Nacer es un trasnochador vacío.

Nacer es el sabor carnal de un cuento

y el llanto abrasador del graderío.


Hacia dentro

10.6.09

.
Cubierto el hogar que apuntala el desorden
basta al niño hacerle entender,
narrarle los óleos que engrasan sus días ,
unas ramas, su desierto, el porqué.

Son una estrella atravesada en el cristal
o unos labios silbando húmedos el odio.
Son árboles escondiendo padres
o una cuna -siempre la cuna sin ángulo-,
vistiendo sin tela el sueño mendigo.

Estos huesos de muerte clara.
Estos ojos infinitos que distancian.
Estos pulmones que guardan el viento.

Nada nos pertenece...
hasta que vence la noche
.

Traducción de Ad Laelium y Ad Fidentinum, de los Epigrammata, de Marcial

9.6.09

(Traducción: Federico Ocaña )
AD LAELIUM, Marcial

Como no publicas los tuyos, te aprovechas de mis poemas, Laelio.
O no quieres que los míos se publiquen, o quieres publicar los tuyos.

- - -

AD FIDENTINUM, Marcial

Lo que recitas está, oh Fidentino, en mi libro;
pero lo recitas tan mal, que empieza a ser tuyo.


CINCO HAIKUS

8.6.09

I

Surge la luna.
Tus párpados de arena
muertos en sal.

II

Abrazo triste.
Somos dos cielos rotos
hartos de estrellas.

III

Mil besos lúgubres.
Recorreré tus muslos:
reino de sombras.

IV

Labios de espuma:
Polichinelas de oro
resucitadas.

V

Nazco en tus ojos.
Colombinas ardientes
de redención.

Poema en egipcio antiguo

Pido disculpas de antemano por los posibles errores.

Espero que les guste.

Iw stp.n=i tn w3t
(Yo escogí este camino)

Transliteración:

Traducción:

Yo escogí este camino,
aunque no me guió hacia la verdad.

Nunca me he quejado
y por siempre le sigo,

aunque no haya calmado,
ni alejado, a la muerte,

Yo escogí este camino,
por lo que amo, lo que odio
y lo que viene.

Manuel Alejandro Cruz

Poema en inglés

5.6.09

Hola a todos, como ya llevo diez díaz en Londres y no he dado muchas señales de vida, subo un poema en inglés que justo he escrito hoy mientras estudiaba, algo aburrido, en la British Library. Es mi primer poema en este idioma y, quizá por eso, el estilo es distinto de lo que yo suelo hacer, más británico supongo. Me he inspirado en Yeats, en Pound, en Aldington...


Let me lie among the reeds,

let me lie among the busy swans.

I know that they can’t sing:

I’ll sing for them about the misty dawn

that doesn’t come,

about the girl who leaped much like

the moon upon the fence of my static home,

challenging me

with pallid vibration.




POEMA POR PARTES... (AQUÍ LO DEJO COMPLETO)

2.6.09

XXI.
Segundo de
-tic,tac-
Inmunda
Latente ferocidad
Ya va
Disminuyendo
El síntoma.
Me confieso y
Fustigo
No tengo claro
Hacerme cargo
-tic,tac… ¡castigo!-
Merecerlo.
Fue burda impostura
Todo y sufro
Ahora
Intermitentemente
El derramamiento
Consecuente,
La herida de daga
En el eje mismo
Del temblor
Del –ansia- pecho.
A pulmón
-rajado- muerto
A súbito y
A bocajarro
Gimo y reviento
-Con el mirar fiero-
La farola,
La pared,
Mis falanges…
Contra mis propios
Pensamientos.

Vociferar
-Dejadme-
Romperlo todo
-Sola-
Asirme a unos barrotes
-Que me sueltes-
Deslizarme
-Quítame la mano-
Desplomar(me)
Todo el peso
De mis pasiones.
-De encima-
Sollozar, te grito
-Suéltame-
Quiero estar sola
-Te digo-
Que me duele.

Musa

30.5.09

Invisible la musa de la razón asoma
y obliga a escribir versos asimétricos
y sin rima aparente, ritmo o persona
a quien poder dedicar canto tétrico.

Detiene el tiempo pero las horas,
amiga musa, siquiera tú las detienes.
Y aunque puedas alcanzar tu gloria,
la lápida no deja aún que le serenes.

Y eres musa por igual de la historia
que de este futuro, asiduo y lejano;
tan amigable puedes resultar ahora,
pintando de azul un mañana malsano

en el cual tú, invisible, te asomas
y me obligas a escribir tus versos …
¡Qué me queda sino sonreírte ladrona
y entregar mi mano a tu pulso perverso!

Noticia en Tribuna Complutense

27.5.09

Exposición de fotografía del Festival Mephistofélico

24.5.09

El pasado miércoles día 20 una serie de imágenes, unas 30, escoltaron, desde dos de las cuatro paredes del salón de actos del Vicerrectorado de Alumnos de la UCM, toda la jornada del Gran Festival Literario Mephisto.

Divididas las de color en un tabique, las blancas y negras en el muro opuesto, pretendí conseguir con esa disposición un claro contraste, ya no solo en cuanto a color o falta de él, sino fundamentalmente en cuanto a su temática: las de color presenciaban ojos, niños, gestos, profundidad clara y sentimiento, se le daba color a lo que se le suele negar, a los lugares con falta (en este caso Nicaragua, Brasil, Sudáfrica); por otro lado, las blancas y negras gritaban frialdad, quietismo, inacción, duda, el punto intermedio y muerto del quehacer más occidental (París, Madrid, Amsterdam en las imágenes), y que suele ganar color aunque le tema.

Para los que no pudieron asistir, para los que sí, para los que tal vez asistieron, para los que no querrían haber asistido, para los que ojalá asistan, para los que asistirán, aquí os dejo algunas de ellas:







.

Noticia en Gaceta Universitaria

23.5.09

Festival Mephistotélico: jóvenes, estudiantes y escritores

El objetivo del festival es dedicar un día a fomentar la creatividad de los estudiantes de la UCM. La gaceta Mephisto lleva desde el año 2007 dando una salida a todo el material literario de los estudiantes de la Universidad Complutense. Borja Menéndez, director de la publicación, se asombra de la cantidad de escritores que acumula el campus: “Hace ya 10 años que hay mucho movimiento literario en el campus, en especial de poesía”.




Según los integrantes de la revista, no hay comunicación entre las facultades, por lo que los estudiantes no tienen facilidad para conocer estas pequeñas publicaciones. “Prácticamente nos leemos entre nosotros, hay que conseguir que la gente nos conozca”. Emilio Isidro colabora como articulista en la gaceta. Se asombra de que la implicación por parte de sus compañeros: “Es increíble cómo pasan su tiempo escribiendo, me sorprende que haya gente así”.

En épocas de crisis no es tan fácil publicitar el trabajo de los estudiantes. Y menos de literatura. Como comenta Alejandro Romero, “es fundamental que haya publicaciones como Mephisto, ya que para que una obra tenga sentido tiene que salir a la luz, ser leída”.

La otra cara de la moneda, según Romero, es la poca implicación de los estudiantes en las actividades escolares: “Llegan, van a clase, estudian y se van”. Para evitar esto, José Manuel Lucía Megías, profesor de la facultad de Filología y poeta, propone dos soluciones. La primera, crear una base de datos con todos los escritores que hay o ha habido en la universidad. Lucía propone utilizar el gran potencial de difusión que tiene la UCM para dar a conocer a estos artistas. La segunda propuesta es organizar una semana literaria. Esta iniciativa daría un lugar de encuentro para conocer toda esta creatividad in situ

Cristina Marí

Poema [sin título]

21.5.09

Aunque arañes las máscaras crueles del carnaval,
aunque no tengas sed resbalándote entre las manos,
aunque no guardes ningún mineral de valor en el hígado,
aunque no estés cubierto de arena ni tengas la piel agrietada
como un reptil que trafica con venas y planetas,
no te confundas: sueñas también
con líneas verticales que se disuelven sin romperse la clavícula por dentro.

Es la mentira: la retina tiene pecas
sin brillo, y cada mes se abre más triste,
en ventanas abiertas como piernas esclavas.

POEMA DADÁ basado en un ejercicio encontrado en un cuaderno de 4º de E.Primaria

se sentaría al lado de un río y croaría tres veces antes de que se pusiera el sol

Platón

el río más cercano

con árboles jóvenes

que el estanque es un lugar muy pequeño y no se podía nadar bien

porque los hombres las cazaban para comerse sus ancas

porque no podían defenderse con armas, como no tenían...


La rana macho joven se fue y emergió

diez minutos

Cartel

10.5.09

Fotos de la visita guiada

Nuestro compañero Javier Valladolid ha tenido la amabilidad de enviarme las fotos que tomó el pasado miércoles durante la visita guiada a la Facultad de Filosofía y Letras. Subo algunas para que todo el mundo pueda disfrutarlas. Si alguien más hizo fotos y quiere subirlas, que me las mande y las añadimos a este post.



Gran festival meφistofélico

9.5.09

Como ya algunos sabréis, el día 20 de mayo celebraremos en el salón de actos del Vicerrectorado de Alumnos de la UCM el Gran festival meφistofélico, un evento que durará todo el día y que tendrá la participación de la Casa del Estudiante.

Pongo un horario provisional, para que vayáis haciéndoos una idea.

11.30 – 12.00 Presentación: con Juan Manuel Álvarez Junco y Miguel Losada.
12.00 – 12.15 Ponencias: Beatriz Villacañas y José Manuel Lucía Megías
12.15 – 12.30 Descanso
12.30 – 13.10 Recital poético
13.20 – 14.00 Lectura de relatos
14.00 – 15.00 Vino y coloquio
15.00 – 16.00 Descanso para comer
16.00 – 17.15 Representación de Cualquier lugar, cualquier día por Cour Teatro.
17.15 – 17.30 Descanso
17.30 – 18.10 Recital poético
18.15 – 19.00 Coloquio y cierre del festival

En el salón de actos habrá simultáneamente una exposición de fotografía de Álvaro Guijarro.

Leerán relato Alejandro Romero, Alicia Gallego, Martha Rincón y alguien por confirmar. Leerán poesía Achille Mahop, Federico Ocaña, Begoña Regueiro, Piedad García-Murga, Álvaro Guijarro, Javier Vela, Ana Gorría y un servidor. Ignacio Pajón es el autor de la obra teatral.

Los autores podrán presentar sus libros en un puestecito que habrá al fondo del salón de actos. También se podrán coger revistas.

O

8.5.09

Marchaba constante
Negro sobre blanco
Talón en suela,
Sobre tablón
En escalón de madera.
Y aquello era todo
Y todo iba bien
No hacía falta más nada más.
Salía expectante
Aunque no lo sabía
Y caminaba hambrienta
De riego de luna,
Vivaracho día de feria
Camuflada de cálida noche.
Suave recorrido volátil,
La plaza llena, las bocas
Abiertas llenas de ojos
Y de armonías.
Bajo el farol
Veloz recorre
El tránsito noventa
Grados hacia la izquierda.
Llevaba encima el
Vestido puesto
Como para enamorarse,
El degradado,
De mariposas
Contorneadas
Con alas de plata,
Sobre el azul
Sobre su cuerpo,
Las mariposas,
En el estómago.
Desde los hombros,
Por los ovarios, a las caderas…
Van en su vuelo,
Van ovulando,
Mientras yo muero
Saco las llaves,
Me quitaré el vestido…
No me encontré contigo
-Ni con ningún extraño-
Un vacío presagio.
Me desvestiré en azules
Ya estoy llegando.

Batalla al amanecer

Os traigo un relato de ciencia-ficción para empezar bien el fin de semana. Espero que os guste.

Me sequé el sudor de la frente y continué la lucha. Presentía que la batalla iba a ser larga, pues ninguno de los dos nos íbamos a dar pronto por vencidos. Me arremangué por partida doble y me puse manos a la obra. Sólo podía confiar en mis dedos desnudos y en la fuerza de mis músculos.

Tiré. Tiré con todas mis fuerzas. Fue en vano. Mi enemigo permanecía inmóvil, sin siquiera un rasguño, sin una herida que presagiase mi victoria, allí, delante de mí, mofándose de mis infructuosos intentos de hacer mella en su débil cuerpo. Sí. Podía apreciar su risa socarrona, típica del que sabe superior.

Pero lo que él ignoraba en medio de la vanidad era que yo conocía a la perfección cuál era su punto débil. Y por eso decidí cambiar mi estrategia y centrar toda mi potencia en el flanco por el que yo sabía que en algún momento podría claudicar. Volví a tirar, y en esta ocasión, por fin, logré hacer mella. Una sonrisa de triunfo tiñó mis labios resecos.

Aparté los dedos y la vi: una pequeña fisura, inusitado precursor de victoria, apareció ante mis ojos. Espoleado por la cercanía del objetivo continué tirando, tirando, tirando con todas mis ansias, hasta que por fin logré fragmentar por completo su retaguardia, poco a poquito, lentamente. Como se ganan las guerras.

Extenuado, apoyé los brazos sobre la mesa y, jadeante, observé a mi enemigo derrotado. Todo mi ser bulló de satisfacción en aquel momento. Mi oponente, aunque continuaba inmóvil, ya no se reía de mis esfuerzos.

Porque lo había conseguido. A pesar de los obstáculos que colmaron mi camino, a pesar de las horas de sed y de hambre, a pesar del frío y del calor inmisericordes, finalmente, logré hacer posible lo imposible.

Conseguí abrir un cartón de leche sin ayuda de las tijeras.

Gemini

7.5.09

Tal vez la sombra
no sea más que una siniestra a-
utobiografía;
una proyección
de un cuerpo opaco
por la luz de unos recuerdos
claros.

Mas su interior
es sólo una cuestión
de fantasía
-pura entelequia-,
y así,
vagamente sirve la sombra para conocer
a la Persona.

Concurso de relato

2.5.09


Dejo un aviso para los que escribís relato.

Los compañeros de las asociaciones Númenor y ASCII han organizado un concurso literario de relato breve. Podéis leer aquí las bases. Deben ser relatos de no más de 6 páginas y con temática fantástica. El plazo cierra dentro de dos semanas, así que si no tenéis nada escrito se os puede ocurrir algo interesante en este tiempo.

Hambre

.
Yo sé que la muerte pide
como un ponto agitado entre los buques
marineros perdidos y aguados
caminando de popa a proa
mirando al suelo maderas acabadas
infestadas de un pus marino
de tripas de peces extraviados
como huérfanos soldados
tras una guerra ajena
sin bandos ni cañones
solo muerte enfriamiento
banderas caídas sin mástil
y la audacia de vivir tentando
al secreto acariciado
desde la primera sangre
la del parto la de la enmienda
la que lleva consigo el primer arrebol
añadidura a la cubierta que techa los días
como una víbora relega su piel
para ampliar su espectro su hambre
y así el veneno en torrente
la muerte presente.
.

Relato sin la letra A

De todos los infiernos que he recorrido, el que menos me dolió fue el que respiré entre tus pechos. Puede ser que convertir en versos tus ojos infinitos me hiciese reprimir estos instintos de león, pero no me fue posible estremecerme de otro modo. Entre tus pezones erguidos me sentí como en el cielo.


El comienzo del otoño recitó con débil voz de rubí esos tristes sonetos que yo te escribí en medio de los primeros edificios, envuelto por el humo de los coches cobrizos. Fue todo un espejismo. Si tu deseo es que te envíe por correo todos mis huesos sin recuerdos, testigos de un invierno moribundo, entonces no me presiones con tus suspiros sin horizonte. Quiero ser tuyo, ¿entiendes? Tuyo y entero, como lo son esos pinos sinceros llenos de nieve que resisten los insultos de mil tigres eléctricos. Sí, tuyo y mío. Heredero de múltiples nichos.


¿Viste en el crepúsculo de tu mente los nidos de los escorpiones? Se los llevó el viento el lunes, temeroso de que surgieses entre recovecos de pulmones ennegrecidos por el tiempo. Los millones de besos que te di bebiendo en hierros de bronce se volvieron murmullos el domingo, y no consiguieron que mis tenedores, verdes por los cojines del Olimpo, se hiciesen reyes de tu vientre.


¡Qué tímido el teléfono entre los sonidos de los búhos! Siempre supe que mis dedos fueron sinceros contigo, cielo mío. De hecho, en este momento entiendo que no forjes serpientes en tu ombligo, puesto que descubres lo mismo que yo, moribundo entre mil gritos.


No quiero despedirme de ti, mi bien, sin decirte que este Edén que me construiste en cinco meses quedó cojo entre tu pubis y mis hombros, y que otro viernes, repletos de ilusión y bisturíes, quinientos espejos de leche me devolvieron tu escote soñoliento.


Me dijeron que morir supone conocer un universo oculto de color gris, pero yo no me fío. No creo en tu nombre rojo sobre los cóndores, superior e irredento, curtido en multitud de ceniceros silenciosos.


He de irme. Me volveré cumbre y dormiré.

Visitas guiadas por la Facultad de Filosofía y Letras

1.5.09

Hola a todo el mundo.


Dejo este mensaje para avisar de que he pedido permiso para hacer una visita guiada por la Facultad de Filosofía y Letras este miércoles día 6 de mayo. En la visita explicaré la historia y la arquitectura del edificio, pudiendo visitar lugares que habitualmente están cerrados al público general: el depósito de la biblioteca, la azotea, la terraza... Veremos los mecanismos del ascensor original que fue destruido, las huellas de la Guerra Civil, el altar del vestíbulo, cuadros de Sorolla, la pintada de Nicolás Sánchez-Albornoz... Ha habido que pedir permiso a la Moncloa para que nos dejen subir, así que no perdáis la oportunidad porque, con mucha probabilidad, va a ser la única que tendréis en vuestra vida.


No sé bien lo que tardaré, pero calculo que unas dos horas. (Me gusta enrollarme). Comenzaremos a las 11.00 y terminaremos en torno a las 13.00.

Sólo hay dos normas para asistir a las visitas guiadas:
1 - Apuntarse escribiendo al email de Meφisto porque habrá un número limitado de personas.
2 - Absolutamente prohibido llevar calzado con tacón. Lo recomendable es llevar zapatillas. Esto es debido al riesgo de estropear el suelo de la azotea.

Lo dicho: ¡no perdáis la oportunidad!

Cuidado con lo que deseas (microrrelato de 50 palabras)

Se arrepintió de haber cortado su larguísima melena, que rozaba la cintura, hasta dejarla a medio camino entre las orejas y los hombros. “Ojalá”, se dijo, “me durmiera y, al despertar, volviera a tener el pelo largo”.

Su deseo se cumplió: el accidente la sumió en el coma dos años.

Antes de amanecer hay que soñar


Antes de amanecer hay que soñar



Antes de amanecer hay que soñar,
y descubrir bajo las sábanas un preso inquietante con muletas,
un ojo de buey que gira en diagonal y se pierde tras la última calle,
mientras dos loqueros pasean cogidos del brazo
cargando un bolso lleno de reliquias familiares como gárgaras
o lóbulos de oreja.


Mientras dos niños corren agitándose como un batido de fresa y plátano
después de observar detenidamente el cadáver exquisito de una paloma de la paz
atropellada en mitad de la calle por una ambulancia
que hacía su ronda habitual de casa a la oficina con un sándwich entre ceja y ceja


El soneto del miércoles

29.4.09

Diamante que anocheces en la luna

huyendo frágil de aquel dios amargo,

resurge donde habite mi letargo

y exíliame en tus pechos de aceituna.


Candente colombina que me acuna

y que encierra reproches sin embargo,

desvélame de este sentir tan largo

sin rastro de dolor, sin carne alguna.


¿De quién serás mañana, ardiente diosa?

¿De quién serás? Te espero victoriosa

en las perpetuas cimas del ocaso.


Después de ti sólo obtendré el fracaso.

La odiada noche que te trajo ansiosa

se perderá en los sueños que acompaso.

Dos sonetos

28.4.09

He publicado en Meφisto la mayoría de los sonetos que tengo escritos (unos doce), pero no estos dos. No creo que sean para echar cohetes, pero seguro que le gustarán a algún enamorado de capa y espada: por alguna razón me salieron realmente románticos, casi parecen caballerescos. Tienen ya algunos años.



Microrrelato escalérico

Esa
Esa peluca
Esa peluca que
Esa peluca que llevas
Esa peluca que llevas colgada
Esa peluca que llevas colgada no
Esa peluca que llevas colgada no te
Esa peluca que llevas colgada no te queda
Esa peluca que llevas colgada no te queda nada
Esa peluca que llevas colgada no te queda nada para
Esa peluca que llevas colgada no te queda nada para septiembre
Esa peluca que llevas colgada no te queda nada para septiembre, Harpo.

Muchas gracias. Buen viaje.

P.D.: Escrito desde un ordenador windowsequispeado de la facultad de Geografía e Historia, alias Filología B. (como el ruido de las ovejas eléctricas que aparecen en los sueños de los androides)

Herido

26.4.09

Eternamente te deseo, herida.

Eternamente.


Eternamente lejos los arroyos,

Eternamente tristes barricadas,

Eternamente suaves cocodrilos,

Eternamente eternas las mordazas.


Eternamente sucios los contornos,

Eternamente limpias las entrañas,

Eternamente viejo mi camino,

Eternamente joven tu esperanza.


Eternamente te deseo, herida

Eternamente.


Eternamente fieles lunas rojas,

Eternamente pródigo mi olvido,

Eternamente tus labios de hiedra,

Eternamente falsos mis amigos.


Eternamente muerte y caracolas,

Eternamente el sol y el fugitivo,

Eternamente dátil y palmera,

Eternamente horrible mi destino.


Eternamente te deseo, herida

Eternamente.


Eternamente rotos los sombreros,

Eternamente cucharadas muertas,

Eternamente tálamo y cenizas

Eternamente yo, pocilga y mierda.


Eternamente cardos y cimientos,

Eternamente inacabadas guerras,

Eternamente bálsamos y esquinas

Eternamente tú, mi herida eterna.


Eternamente te deseo, herida.

Eternamente eterna.

Meφistofélicamente hablando

Homenaje a un siglo de vanguardias


Marinetti se había levantado tarde de la siesta. No solía salir de casa antes de que los almendros tuvieran legañas, pero su cisne de pulsera estaba agonizando, así que decidió calzarse unos cuantos búfalos irisados y ponerse a la cola.

Marinetti no reía nunca. Sólo abría las puertas de sus manzanos ante los cocodrilos enfurecidos. Entonces se daba cuenta de que las hormigas le poblaban los huesos y hacían suya la médula espinal. Esa tarde había quedado con Cintia, y por eso se esforzaba en parecer feliz.

Marinetti solía decir: “El Tiempo y el Espacio murieron ayer”. De ahí que al salir a la calle sintiera frío. Las preposiciones y los oráculos drenaron sus mejillas antes de la primavera de Praga. Si crees que te encuentras en el Bronx, estás muy equivocado, amigo.

La madre de Marinetti era azul y blanca. Nunca supo por qué su hijo era tan insolente, pero lo sabía. Detrás de este verbo debería haber un argumento, sin embargo no lo hay: hallo.

A pesar de que él creía que iba a ver a Cintia, a donde realmente se dirigía Marinetti era al otro lado de las líneas enemigas. Nunca habría imaginado que el sabor de las aceitunas pudiera ser tan amarillento.

En el banco de la esquina Marinetti encontró a un salzburgués con peluca. Tocaba el piano con acento español. Se puso a hablar con él en turco, pero no se entendieron, porque ninguno de los dos sabía POLACO. No tuvo más remedio que marcharse de casa.


Cuando miró para abajo, descubrió que no llevaba calcetines. Nunca antes se había sentido tan indefenso. ¿Qué demonios has hecho Marinetti? Ahora tendremos que empezarlo todo otra vez.

Marinetti se había levantado tarde de la siesta. No solía salir de casa antes de que los almendros cruzaran los charcos, pero su alondra de sobremesa estaba saltando, así que decidió vestirse unos cuantos teclados púrpuras y ponerse a la cola.

Saltaremos partes sustanciosas de esta historia para no aburrir al lector. Simplemente diremos que Marinetti besaba a Cintia sin ternura, como un oso hormiguero furioso hormiguero.

Veintitrés. Un dos y un tres. Michael Jordan ya no sueña con los peces.

Marinetti siempre decía por teléfono: “¡Nos encontramos sobre el promontorio más elevado de los siglos!”. No, gracias, no me gusta el café con leche. Sin embargo, los que me conocen saben que esta frase no es ni siquiera mentira.

Tras tomar el té en un bar con legañas, Cintia se marchó hacia ese suroeste de antifaces que habitaba en las pupilas de los guepardos, dejando a Marinetti solo ante la bañera. Las trincheras estaban llenas de cadáveres, porque él realmente estaba en la guerra y no follando con Cintia, como pensaba. Habían matado a todo un pelotón los muy cabrones, a pesar de que disparaban con tizas de espagueti.

El portero siempre lleva el número 1 y viste de amarillo.

Incendiado por violentas lunas eléctricas, Marinetti murió, desolado en el foso mientras eyaculaba patos por sus axilas remasterizadas, como enormes caballos de aceros embridados por tubos.

Pero tengo sueño. Me duelen los dedos de escribir tantas montañas en Melancólicas Madrugadas Madrileñas. Ya ni siquiera sé en que idioma leo los extraños textos de la alma máter. De modo que me marcho. No vendré a cenar, así que no me esperéis despierto.

NIF

Móviles inmovilistas

Si comparamos una lista de las empresas más poderosas de Estados Unidos hace 20 años con una actual, comprobamos que muchos negocios, considerados intocables, han tenido que dejar paso a nuevas iniciativas empresariales. Rentables proyectos que se gestaron en la penumbra de un garaje o ante los flexos de habitaciones juveniles de recién licenciados. Google, ideado en 1995 por Larry Page y Sergey Brin, cuando tenían 24 y 23 años, ocupa hoy el primer puesto en el ranking del poder empresarial.


En España, sin embargo, los que estaban siguen siendo, pero no están todos los que podrían ser. Apenas han cambiado las siglas de los líderes económicos, salvo alguna incorporación, perfectamente integrada en el establishment, como la de Amancio Ortega con su emporio Inditex.

Estuve el pasado miércoles en una conferencia de Felipe González, en la que hizo alusión a este inmovilismo empresarial. Según el ex presidente del Gobierno, el 78 por ciento de los estudiantes de las escuelas de empresariales no quiere montar una empresa. ¿Falta iniciativa o algo/alguien están impidiendo que las nuevas generaciones encuentren un hueco en el sistema, tanto productivo como social?

González atribuye el inmovilismo a un trasfondo cultural. Los padres españoles no titubean si sus hijos les piden dinero para pagar la hipoteca del piso, pero tendrían una reacción ojiplática si les pidieran unos euros para invertir en un negocio. No se concibe.

Habló también de las élites como cortapisas de la efervescencia juvenil ¿Qué responsabilidad tienen en el inmovilismo, no sólo empresarial, sino cultural y social?

Por ser un campo que conozco algo más, pienso en la lucha generacional que hay en el periodismo desde la inclusión de las TIC. Os vinculo un artículo que hace referencia a la supuesta decadencia, poco después de nacer, de la llamada generación 2.0 en periodismo. Podemos extrapolar este nuevo contexto al resto de estratos sociales.

Yo aporto mi visión. Es evidente que nos enfrentamos a un establishment que se muestra defensivo ante las nuevas aportaciones. Sólo cuando ellos la incluyen son aceptadas por el sistema que ellos mismo conforman. En el plano cultural, aconsejo aquí la entrevista a Eloy Fernández Porta, autor de “Afterpop” y “Homo Sampler” . Dos ensayos que repasan las corrientes culturales de los últimos años.

“(…)
el establishment cultural ha inventado criterios de jerarquía generacional y
cultural que legitiman cualquier producto que sea presentado por los escritores
de dicho establishment sea cual sea su estatus, aunque sea un producto de baja
cultura
(…)”.

Pero una de cal y una de arena. Porque los predecesores del establishment son también el referente y percibo falta de humildad entre jóvenes entes resabidos. Cuando voy a Malasaña o La Latina suelo – privilegiada yo – estar rodeada de pintores, escritores, diseñadores y destacados, en general. Son como una plaga y a mí, por probabilidad, no me salen las cuentas. Tener iniciativa no significa ser artista, sin perjuicio de que se sea algún día, pero eso le toca decidirlo a otros.

Dicen que estamos ante las generaciones mejores preparadas de la historia pero esto no da potestad para crear gurús de una nueva cultura que todavía estamos aprendiendo, ni desmerecer a los predecesores. Yo, por ejemplo, en periodismo, no puedo entender los nuevos soportes sin mantener las bases del oficio. Las generaciones nos necesitamos entre sí.

Además, se puede caer en el error de crear otro establishment, incluso peor, por estar falto de contenido. Que sea sólo una moda. Ya lo dije en un artículo de esta misma publicación, titulado “He dicho”: “Hoy día es suficiente predicar para ser aquello que se predica, aunque finalmente tan sólo se sea eso, un predicador. Ser artista es tan sencillo como creérselo y verbalizarlo. Para ser escritor, listo, cantante, sabio basta con ponerlo en el currículum”.

He aprovechado este soporte de iniciativa cultural juvenil porque creo que su esencia está precisamente en no subsumir de esas pretensiones. Claro que hay que soñar, pero también respetar lo que se sueña. Simplemente, que corra la palabra... O al menos, mi participación en este proyecto, es esa.

Espero vuestro opinión… Larga vida a Mephisto

Riesgo

25.4.09

.
Quizás
el ritmo, las tinieblas, quien navega, la lucha, los cantos.
Quizás
las sombras, los techos, mis huesos, quien ama, lo claro.
Quizás
quien parte, los vidrios, mis cielos, tus branquias, las manos.
Quizás
el ruido, las calles, un dios, tu vientre, cien prados.
Quizás
los humos, tus lagos, mis ecos, relojes, anclados.
Quizás
un parto, las huellas, tu estela, azules, llorando.

Quizás la vida por violar.
Quizás huertos que sembrar.
Quizás bocas por negar.
Quizás faltas por atar.
Quizás sepulcros que rezar.
Quizás mareas que acabar.
Quizás luces por lograr.
Quizás rutas por marcar.
Quizás líneas que turbar.
Quizás la íntima urgencia.

Quizás,
solo quizás entonces,
hayamos vivido.
.

Cualquier lugar, cualquier día

23.4.09

Este sábado, 25 de abril, será la última oportunidad por el momento para ver en Madrid la obra de nuestro compañero Ignacio Pajón Leyra.

La obra se podrá ver hoy, mañana y pasado, a las 20.30, en el teatro Espada de Madera, que está en la calle Calvario, 21. Los metros más cercanos son Lavapiés y Tirso de Molina. Será bueno que reservéis las entradas a través de la web del teatro. Hay precios reducidos para estudiantes menores de 26 años, pero el precio es muy barato aun sin el descuento.

Hace unos días escribí una crítica valorando su obra en mi blog. Creo que vale mucho la pena verla, la disfrutaréis y además estaréis apoyando la literatura joven, cosa muy necesaria. El teatro es además un lugar increíble, decorado como una especie de salón monacal renacentista.