Hambre

2.5.09

.
Yo sé que la muerte pide
como un ponto agitado entre los buques
marineros perdidos y aguados
caminando de popa a proa
mirando al suelo maderas acabadas
infestadas de un pus marino
de tripas de peces extraviados
como huérfanos soldados
tras una guerra ajena
sin bandos ni cañones
solo muerte enfriamiento
banderas caídas sin mástil
y la audacia de vivir tentando
al secreto acariciado
desde la primera sangre
la del parto la de la enmienda
la que lleva consigo el primer arrebol
añadidura a la cubierta que techa los días
como una víbora relega su piel
para ampliar su espectro su hambre
y así el veneno en torrente
la muerte presente.
.

2 comentarios:

Alexito dijo...

Sencillamente maravilloso.

Mis felicitaciones

Borja Menéndez dijo...

¡Qué bueno, tío! No es fácil hacer poemas sobre la muerte, pero el tuyo es excelente. Me has dejado boquiabierto. ¡Bravo!